Quiénes

somos.

La Asociación de Salas de Conciertos de Cataluña (ASACC) se constituyó oficialmente el 8 de noviembre de 2001.

 

La idea de la creación de ASACC nació en el marco del XIII Mercat de Música Viva de Vic, el año 2000, con motivo del encuentro de los representantes de las más importantes salas de conciertos de Cataluña y recibió el apoyo de todas las instituciones presentes. ASACC nació con el objetivo de que se reconociera la necesidad de proteger, potenciar y difundir las salas de conciertos. Cualquier ciudad debe disponer de una serie de equipamientos culturales básicos, como una biblioteca, un teatro y, desde luego, una sala de música en vivo.

 

Más allá del reconocimiento cultural de las salas de conciertos, en el que todo el mundo coincide, hace falta conseguir ecuanimidad en la aplicación de las leyes y normativas que afectan a las salas de música. Es un objetivo prioritario pedir los cambios legislativos necesarios para un correcto desarrollo de estos espacios.

 

Asacc impulsó en 2007 una campaña reivindicativa a favor de la música en vivo y en defensa de los espacios que la acogen. Fruto de esta iniciativa, en la que salas y músicos hicieron un frente común, nació el compromiso por parte de las administraciones de buscar vías para garantizar las condiciones óptimas de trabajo de las salas de música.

 

La primera vino del alcalde de Barcelona, quien ofreció un millón de euros a las salas para su rehabilitación y adecuación, y la modificación de la ordenanza que posibilitará ofrecer música en vivo en bares musicales.

 

El Ministerio de Cultura, la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona trabajan para crear un consorcio de rehabilitación de salas, como el que se creó para la rehabilitación de los teatros privados. ASACC es miembro del Consell Assesor d’Espectacles (Conselleria d’Interior), del Consell de Cultural del Ajuntament de Barcelona, de la junta de la Acadèmia Catalana de la Música.

 

ASACC participa activamente en el nuevo proyecto de la Ley de Espectáculos que está en trámite parlamentario y que sustituirá a la Ley Vigente aprobada en 2009.

 

Convenios con el Ministerio de Cultura, la Generalitat de Catalunya y los ayuntamientos, así como con representantes políticos y de varias sociedades de gestión de derechos, buscan consolidar esta voluntad de proteger, impulsar y difundir tanto la música en vivo como los espacios que la hacen posible. En esta línea de trabajo, desde ASACC se han presentado algunas enmiendas al proyecto de Ley de juegos y espectáculos, algunas de las cuales han sido aceptadas.

Los objetivos de Asacc son:

Impulsar la creación del Consorcio de rehabilitación de salas de música

Conseguir el apoyo y las ayudas de las administraciones

Realizar estudios sobre el impacto que las normativas obsoletas o desmesuradas tienen sobre la música en vivo

Realizar estudios sobre la actividad cultural, laboral y social que generan las salas de conciertos

Firmar convenios con las sociedades de gestión de derechos que no perjudiquen a los nuevos autores ni a las salas

Gestionar circuitos y convenios de intercambio de artistas con otras comunidades autónomas

Aumentar la presencia de las actividades de las salas en los medios de comunicación

Proteger a las salas de pequeño aforo y ofrecer ayuda a las que empiezan

Ofrecer protección jurídica a la empresa

Organizar campañas de comunicación y concienciación en pro de las salas de conciertos

Contacto y gestión con las Administraciones para defender la actividad en las salas de conciertos

Organizar los diferentes proyectos musicales que impulsamos desde la asociación: Curtcircuit, CLUB Circuit

Idear y ejecutar un proyecto educativo dirigido al público joven y adolescente

Formar parte de la red de asociaciones de salas de conciertos europeas: LIVE DMA

Y, en general, intervenir en todo aquello que afecte a las salas de conciertos de manera directa o indirecta, y estimular, promover e impulsar todas las acciones e iniciativas que sean beneficiosas para sus asociados

Las condiciones para asociarse a Asacc son:

Mantener una programación estable de, como mínimo, 30 conciertos anuales, de los cuales el 50% han de contar con la actuación de músicos en directo

Estar avalado por dos salas ya asociadas